Dic 28 2014

MARCOS Y EL SECRETO DE LA CAJA

caja

Foto de Isabel Alarcón García

30 de Octubre, Mamen Gómez, ganadora del sorteo con su propuesta “Los sentimientos de un hermano cuando otro llega a su vida y le destrona”. Os dejo a continuación la historia personalizada o cuento que con cariño espero le guste:

MARCOS Y EL SECRETO DE LA CAJA

Erase una vez un reino, no muy lejano, donde vivía un apuesto príncipe de tan solo 8 años. Desde el día en que nació, más que un príncipe, Marcos, era el rey del castillo. Admirado por sus padres, familia y amigos siempre fue el primer y único centro de atención de todos.

Cada día sus carcajadas hacían eco entre aquellas paredes, su dulzura, simpatía y bondad desbordaban a su paso y todos querían jugar con él.

Cada mes que pasaba en su vida, iba descubriendo una nueva pieza de este mundo tan extraño en el que vivía.

Cada cumpleaños o fiesta era agasajado con hermosos presentes con los que pasaba horas y horas jugando.

Cada palabra que salía de su boca, era asombro de sus padres por su madurez.

Pero algo que se veía venir desde hace tiempo llegó a palacio hace ya 8 meses. La presencia de un hermanito, Álvaro.

Desde ese día, Marcos sintió que su vida había cambiado por completo. Sus gracias ya no eran tan divertidas. Sus juguetes se los quitaba siempre Álvaro. Sus inteligentes palabras habían pasado a segundo plano frente a los lloros horribles de su hermano. Sus peticiones tenían que esperar a que el pequeñín de la casa tuviera cubiertas sus necesidades. Pese a haber sido el príncipe de aquel reino, ahora se sentía triste y fuera de lugar, había sido desterrado sin más.

La Reina enseguida empezó a advertir un extraño comportamiento en Marcos.

Algunos niños muestran distintos signos (1) que indican una llamada de atención. En el caso de Marcos esto no era muy exagerado, pero antes de que la cosa pudiera ir a más, la Reina decidió hacer algo al respecto.

Lo primero fue hablar con su hijo, intentar desenmascarar aquellos sentimientos y emociones ocultos tras el pequeño, así le preguntó.

– ¿Qué es lo que tanto te aflige hijo?

Su respuesta era justo lo que ella se estaba temiendo, así que tras comprender por lo que estaba pasando el pequeño, le toco a ella hacerse la siguiente pregunta ¿cómo está siendo mi comportamiento con ambos hijos? y se dispuso a observarse a ella misma. Así, durante una semana fue apuntando día tras días como se comportaba en relación con sus dos hijos. En ocasiones queremos cambiar o ayudar al que tenemos al lado, pero es necesario empezar por nosotros mismos. Esto le permitió darse cuenta que algunas situaciones se podrían cambiar ligeramente, haciendo más participe a Marcos y alabando sus buenos comportamientos, que hay que decir eran muchas. Evitando así algunas comparaciones que sin querer se escapaban. Dedicando ciertos periodos de juego a solas con Marcos haciéndole sentir importante. Ignorando aquellos momentos en que se volvía pequeño y sobre todo y lo más importante, haciéndole saber lo mucho que le querían.

Por último, la Reina se acordó de una caja que le regalo su madre cuando era pequeña y que la tenía guardada en lo alto de la torre del castillo junto con otros recuerdos.

Se apresuró a ir a por ella para regalársela a Marcos.

– Marcos quiero entregarte esta caja que ha pasado por varias generaciones y que hoy quiero que la tengas tú. Es una caja muy especial. Cuando te surja algo que no te gusta debes escribirlo en un papel y meterlo en la caja. El hada Felicidad te visitará por la noche, leerá tu nota y la cambiará de modo que al día siguiente te hará sentir más feliz.

Marcos estaba encantadísimo con su caja especial, estaba deseando que anocheciera para meter su primera nota.

De este modo Marcos escribió: “No me gusta que hagan más caso a mi hermano y le quieran más”, antes de irse a dormir lo metió en la caja, pero Marcos se quedó expectante en su cama esperando que llegara el hada Felicidad. Mientras un montón de pensamientos pasaron por su cabeza sin apenas darse cuenta, “No era tan malo tener un hermano, yo soy mayor y le puedo enseñar cosas. Además que suerte el tener conmigo el mejor compañero de juegos. Podemos bañarnos juntos y jugar los dos. Otros niños que no tienen hermanos no pueden hacer esto y a mí me gusta mucho. Es normal que quiera mis juguetes, son más bonitos que los suyos. Se los puedo dejar, total enseguida se cansa y busca otra cosa. Además la suerte que tengo de poderle dar un besito al acostar y de ver su primera sonrisa de la mañana que siempre me la regala a mi…” así fueron viniendo los pensamientos, uno tras otro, hasta que finalmente cayó rendido de agotamiento y se quedó dormido.

A la mañana siguiente, cuando la Reina le preguntó que le había dicho el hada Felicidad, Marcos decepcionado y triste, agachó la cabeza y dijo:

– Nada mamá no me ha dicho nada, ahí sigue la nota. No ha funcionado la caja.

– Vaya, cuanto lo siento. Es extraño, no suele fallar.

Marcos, se sentó en el borde de su cama pensativo y al cabo de unos minutos su cara se torno llena de alegría, de un grito exclamó:

– ¡Mamá, mamá, si ha funcionado! ¡ha funcionado! Verás, anoche escribí lo que no me gustaba y mientras estaba en la cama estuve pensando cosas bonitas, no lo entendía, pero ahora me doy cuenta que todas esas cosas bonitas ahora me hacen sentir mejor y sé lo mucho que nos queréis a los dos.

– Muy bien Marcos, estaba segura que un niño tan listo como tú, descubriría el secreto de la caja, la cual no es más que un símbolo de lo especial que somos cada uno y detrás de cada cosa que no nos gusta siempre hay algo hermoso y todo depende de la caja especial que llevamos dentro para encontrarlo.

Desde esa noche la caja especial de Marcos no dejó de funcionar jamás y siempre supo encontrar esos momentos, que le trajo FELICIDAD ¡!

(1) Algunos signos que indican una llamada de atención, ya sea con enfados, irritabilidad, golpes, insultos, tristeza, lloros frecuentes, intranquilidad, dificultad de obedecer, negativismo, apatía, aburrimiento ante todo lo que les rodea, alteraciones en el sueño y en la alimentación, regresiones de conductas ya superadas e incluso somatizando enfermedades.

 

 

Publicación en: “14º CERTAMEN INTERNACIONAL DE POESÍA Y CUENTO

Deja un comentario

Your email address will not be published.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: